MOLOSOS DEL CALIFA, (KENNELS). - CRÍA Y SELECCIÓN DEL BULLDOG FRANCÉS, (KENNELS).
Necesita Flash Player para poder verlo.
     
INICIO Y ESTÁNDAR.
 Visiten el apartado de Cachorros y Camadas. Pueden ver las camadas H y I disponibles de nuestro criadero:
De Molosos Del Califa.
 
 
Telua.
Cría y selección del Bulldog Francés: De la Real Sociedad Canina de España, (R.S.C.E.), y Comisión del, (LIBRO DE ORÍGENES ESPAÑOL,(L.O.E.),). Concesión del Afijo: De Molosos Del Califa, con nº 18262, (Reconocido por la Fédération Cynologique Internationale,(F.C.I.),), con el núm: 298/2011. Fecha de concesión 20 de Abril del 2.011, bajo la titularidad de: Manuel Luque González.
Bimbo VI, Lola V y Hércules.
REAL SOCIEDAD CANINA DE ESPAÑA.
Declarada de Utilidad Pública por Real Orden del Ministerio de Fomento desde
27-02-1.918.
Miembro de la Fédération Cynologique Internationale, (F.C.I.), desde 1.912.
Dulces Sueños.
  La raza del Bulldog Francés.
Resulta sorprendente que un perro de entre ocho y catorce kilos encierre tanto dentro de un cuerpo de un tamaño tan contenido.
Karen.
Este pequeño molosoide, descendiente de los antiguos perros molosos de Epiro y llevados a todo el continente Europeo por el Imperio Romano, nació como solución a la demanda de perros de pelea pequeños. En la actualidad, nada queda de ese origen beligerante en el pequeño Bulldog Francés o "Frenchie" como también se le conoce. Es sociable en todos los aspectos que la palabra encierra, además de muy juguetón y cariñoso al máximo con los miembros de la familia.
Lola V.
Un pequeño tesoro canino a nuestro alcance.
Hércules.
Orígenes de la raza del Bulldog Francés.
Los orígenes del Bulldog Francés, como los de otras tantas razas, son inciertos, ya que no hay datos exactos ni los hechos pueden ser contrastados. Sólo disponemos de teorías, algunas con más fundamento que otras, y todo parece indicar que se trata del descendiente de un pequeño moloso de presa, cuyos parientes más cercanos proceden de las razas tipo Matiff, el cual, y como sucede con todos los dogos, encuentra el origen en el Imperio Romano y los tiempos de la antigua Grecia, concretamente de la región de Epiro.
Bayron I y Conan.
Todos los molosos, y no sólo de presa, estaban repartidos por varios continentes y viajaban acompañando a los marineros, incluso con la finalidad muchas veces de guardar estos navíos una vez que llegaban a puerto. Estos ejemplares acabaron cruzándose con los originarios de la zona.
Fiona y Hércules.
Lo que todo indica es que el Bulldog Francés es descendiente directo de su homónimo inglés, y si nos remontamos al antiguo, muy antiguo pasado intentando esclarecer sus orígenes y siempre mezclando los hechos más o menos contrastados con suposiciones o teorías, llegamos a determinar que sus orígenes se podrian dividir en tres etapas.
Brigitte y Lola V.
Tres etapas en sus orígenes.
Nos referiríamos a la primera con la entrada de los ejemplares molosos de Asirias en las Islas Británicas. Estos eran ejemplares de Mastiff traídos por los bárbaros. De hecho, los romanos fueron los primeros en probar la casta de los enormes molosos británicos, "los Pugnace Britannicii", que eran utilizados en la batalla contra el enemigo invasor y de quienes sus historiadores ya dejaron escritos haciendo referencia a su bravura.
Hércules y Lola V.
Para llegar a la segunda etapa, y siempre en Inglaterra, nos remontamos a la Edad Media. Se instala un deporte, el llamado "bull-baiting", que consistía en el ataque de uno o varios perros a un toro que previamente se había atado a una cadena. Se trataba de grandes Mastiff cuyos dueños eran nobles que cazaban con ellos.
Hércules y Lola V.
En 1.272 se instauran las llamadas "Leyes de Bosque", permitiendo tener únicamente perros de gran tamaño a la nobleza por poder responsabilizarse de lo que hiciesen y poder mantenerlos convenientemente, y sancionando duramente a quien no perteneciera a "tal condición" y fuera visto en posesión de de uno de estos ejemplares.
Hércules y Fiona.
Es entonces cuando aparece la "picarezca del pueblo" y origina lo que se convirtió, quizás, en el primer paso hacia el Bulldog Inglés. Un perro de patas más cortas y, por lo tanto, de menor tamaño. Nos encontramos, pues, ante el primer eslabón de lo que después se perfilaría como el antepasado del Bulldog Francés.
Chanel y Lola V.
Estos perros desempeñaron extraordinariamente su función. De ahí su nombre "bull" que en inglés significa "toro". Ejemplares con mucha destreza y valentía para enfrentarse a un animal mucho más grande y poderoso que ellos, con madíbulas muy potentes y con un progmatismo inferior y narÍz atrás para poder respirar al tiempo que mantenía su presa agarrada.
Bayron I, Bimbo VI y Fiona.
Buenos ejemplares tuvieron un lugar privilegiado en las familias humildes, ya que era mucho el dinero que circulaba en torno a estas peleas y en muchas ocasiones la familia vivía prácticamente de los ingresos que el perro generaba.
Hércules.
Estas peleas gozaron de gran popularidad durante la alta y la baja Edad Media, incluso hasta mucho tiempo después, hasta que en 1.835 fueron prohibidas.
Fue esta prohibición la que conllevó un declive de la raza y a mediados del siglo XIX estuvo a punto de desaparecer, ya que por aquel entonces prácticamente nadie quería un perro de lucha como animal de compañía, con el añadido de que no producía ingresos como antaño a sus propietarios, sino que, por el contrario, suponía un gasto.
Bimbo VI.
Así pues, se reducen nuevamene de tamaño dando lugar a los llamados "toy-bulldog" el bulldog de juguete. Los artífices de ello fueron los obreros que vivían en casas de reducido tamaño y que se habían a costumbrado a tener un perro. Algunos, agradecieron aún por los ingresos que un día les proporcionaron, que se negaban a desprenderse de ellos.
Fiona y Bayron I.
Desarrollo en Francia.
Y fueron estos obreros de la industria textil del encaje mayoritariamente de Nottingham, quienes, sacudidos por la crisis económica de los años 1.848 a 1.860, emigraron a Francia, muchos de ellos instalándose en la región de Calais y llevándose consigo a sus pequeños Bulldogs con ellos.
Bimbo VI y Bayron I.
Como siempre ligados a sus dueños de clase humilde como los trabajadores de las fábricas, los artesanos o comerciantes. Bulldogs que, además de su reducido tamaño, tenían ya sus orejas en forma de conchas, y que continuaron siéndoles útiles como perros de compañía, en peleas de perros y como controladores de plagas de roedores de las casas y talleres. Más tarde llegó el éxito a París, en el barrio del mercado de abastos Des Halles.
Alaska y Lola V.
Este pequeño bulldog, cruzado con los "terrier-boules", Carlinos y pequeños molosos, dió lugar al Bulldog Francés como lo conocemos. Se dejó atrás al perro de pelea, se le acortó el hocico, la frente pasó a ser mas plana, con los ojos grandes y separados, un cuerpo ancho y bajo y, sobretodo, unas orejas erguidas y hacia delante, característica esta última que se convirtió en la más distintiva de la raza. Orejas de murciélago que desde un primer momento fueron cortadas, pero que luego se dejaron tal cual, dando a su cabeza esa apariencia que la hace inconfundible.
Hestia.
Todos estos rasgos morfológicos, unidos a su carácter encantador, contribuyeron que muy pronto se hubiera ganado su sitio como mascota en el París humilde de la época. Comerciantes, artesanos, cocheros, vendedores ambulantes, incluso agentes de policía lo adaptaron como mascota, sin olvidarnos de las chicas de alterne, que incluso los tenían en sus cuartos durmiendo con ellas en pequeños cestos y ataviados con colores de plumas, quizás como muestra de excentricidad.
Chanel.
Pronto los vieron también como los perros de compañía de los bohemios, pintores, artistas de la noche parisina y bufones de la época, que los incluían en sus obras teatrales. Esto consiguió que poco a poco pasasen a ser conocidos y obtuvieran un sitio también entre la nobleza.
Chanel y Erika.
Artistas del París de la época hacían referencias a este perro, como la novelista Colette, que lo incluyó en su obra "Dialogues de bêtes" ( diálogos de animales, 1.904 ). Henri de Toulouse-Lautrec, pintor y cartelista de fama mundial le hizo aparecer en su cuadro "le Marchand de marrons", de 1.897. La cantante y actriz Mistinguett y el escritor Pierre Mac Orland entre otros, contribuyeron también a la divulgación de la raza.
Alaska.
Famosos también entre la Nobleza europea que poseían ejemplares de esta raza fueron Eduardo VII, con su perro "Peter", del que se dice que lo atendía personalmente y se encargaba de todos sus cuidados, acompañando a su amo en los viajes que éste hacía al extranjero; la Familia Imperial Rusa cuyo perro "Ortino" era el fiel compañero de la gran Duquesa Tatiana Nikoláyevna, asesinada por los bolcheviques en 1.918 y cuyos restos aparecieron  junto a los de su perro cuando fueron exhumados después de la caída del Régimen Soviético.
Bimbo VI y Bayron I.
Otros nobles, como los Yusúpov de San Petersburgo, amigos íntimos de la Familia Imperial Rusa y poseedores de una enorme fortuna, contaron también con un elevado número de ejemplares de Bulldogs Francés.
Alaska, Duquesa y Chanel.
Estándar del Bulldog Francés.
No es de extrañar pues, que la raza se hubiera hecho un lugar por méritos propios y su popularidad fuese ya indiscutible. Raza a la cual todo el mundo atribuía un origen típicamente Parisino, como así ha sido y se le ha reconocido.
Duquesa y Chanel.
Su gran expansión comenzó en 1.880, cuando se crea el Club de amigos del Bulldog Francés, un Club formado por una cincuentena de amantes y criadores de París que se reunían semanalmente para tratar de desarrollar la raza.
Erika y Baronesa. 
En 1.885 se abre el primer registro de la raza con carácter provisional. En 1.887 participa por primera vez como raza en una exposición oficial. Un año después se elaboran los estatutos del Club a iniciativa de Marcel Roger, quien fue un gran amante de la raza y el primer presidente del Club. Sin embargo, no fue hasta 1.898 cuando la "Sociéte Centrale Canine Fraçaise" reconoció la raza. El estandar fue modificado en 1.931, 1.932 y 1.948, reformulado en 1.986 por H.F.Réant y R.Triquet (publicado por la FCI en 1.987) y posteriormente en 1.994 por el Comité del Club de Bulldog Francés, con la colaboración de R.Triquet.
Más tarde con la primera y segunda guerra mundial, la raza se vio nuevamente perjudicada, ya que se perdió un gran número de ejemplares y la cría se vio detenida durante las mismas. No consiguió destacar nuevamente hasta 1.980, y su éxito definitivo llegó a partir de 1.990 aunque aquí, en España, tardó un poco más en conocerse ampliamente y llegar a los niveles de popularidad de los que hoy disfruta. Popularidad que siemprehe dicho, y de hecho he reflejado en otros artículos a publicados, que nos ha traído cosas buenas y muy positivas para la raza, pero tambien cosas malas. Y de las malas, las peores que podíamos desear para la raza y para cualquiera que ame a los perros, sean de la raza que sean. ¿Que precio ha pagado la raza por este "boom" de popularidad y demanda?
PELIGROS PARA LA RAZA
La gran popularidad que ha experimentado la raza en estos últimos años ha dado origen a una gran demanda y esto a ocasionado que se hayan incrementado las importaciones de cachorros, principalmente de las llamadas "granjas" de los países del este, abasteciendo mayoristas, tiendas y revendedores sin escrúpulos que, a su vez, muchas veces se hacen pasar tambien por criadores. Se ha llenado el mercado de perros cuyos progenitores  no han sido seleccionados en base a su calidad genética, ni morfológica, sino seleccionados tan sólo en base a su productividad y rentabilidad económica. Finalidad: conseguir el maor número de cachorros y eliminar el mayor riesgo y complejidad en la cría. No olvidemos que la gran mayoría de Bulldogs Francés nace por cesárea. En estas granjas, no. No interesan porque si no no sería rentable la cría. Hembras hormonadas para adelantarles el celo y acortar el período entre cría y críasin hacerles descanzar y explotadas al máximo durante su vida fértil, de gran tamaño, pasadas de talla, sin apariencia de moloso, muy ágiles, con caña nasal larga, entre otras características seleccionadas. En definitiva, alejadas totalmente del estándar de la raza. Con el agravante de que hoy en día, y debido a la crisis actual, los costos de todo lo que rodea este negocio se reducen aún más para poder ofrecer cachorros a precios mas bajos y competitivos, y las aberraciones que ello conlleva en esta cría aún son mayores. Tanto ha sido así, que hoy, desgraciadamente, nos encontramos con un gran número de ejemplares que pasean por nuestras calles  y que son un mal referente a lo que es la raza. Perros que a veces se nos hace muy difícil  distinguirlos como ejemplares de Bulldogs Francés, y otras muchas le vemos un cierto parecido al fenotipo de la raza. Eso, sin entrar a profundizar en lo más trizte de todo esto, y es que para que muchos hayan conseguido un hogar y puedan disfrutar del cariño de una familia y de una vida buena y placentera, otros muchos como ellos no lo habrán conseguido, y se habrán quedado en el camino, debido a las malas condiciones y en las circunstancias en que son criados en los países de origen y transportados luego hasta llegar a sus países de destino. Pésimas condiciones de los progenitores y los cachorros, cientos de bajas, y para los que al final lo consiguen, muchísimas veces un gran gasto en veterinarios por parte de sus dueños, además de lo que ya se ha pagado por ellos, aquejados otros muchos de problemas congénitos y de patologías físicas y mentales. En definitiva, uno de los mayores cánceres que sufrimos y que, desgraciadamente, en nuestro país no se ataja como en otros países de Europa, cuyas importaciones de estos países ya están prohibidas.
Bimbo VI y Bayron I.
LO POSITIVO.
Pero este auge al que aludíamos también ha traído cosas positivas, ya que anteriormente el "boom" de la raza, los criadores y amantes de la misma trabajábamos con las líneas que teníamos en nuestro país y poco más se hacía o se podía hacer, pues incluso la raza era muy desconocida para la gran mayoría. De hecho, si fuéramos autocríticos y volviésemos a juzgar a algunos de los campeones de España años atrás, hoy sería impensable ni tan siquiera que estubieran entre los primeros puestos debido al cambio que ha experimentado la raza y con el nivel que ha adquirido últimamente en nuestro país.
Fue este auge el que nos hizo empezar a mirar a nuestros vecinos de Europa: Francia, Holanda, Bélgica..., entre otros, con una gran trayectoria en la raza y que anta ventaja nos llevaban, y empezar a movernos llevando a cabo importaciones e intentando mejorar. Muchos criadores me consta que se preocuparon y empezaron a trabajar de una manera muy seria y haciendo las cosas lo mejor posible. Otros ya habían empezado años antes y seguían en el buen camino. El resultado es que hoy tenemos un resultado en los rings muy alto y que expositores-criadores españoles están compitiendo en los rings europeos  y a nivel mundial y cosechando éxitos. Y no sólo eso, sino que algnos de nosotros, entre los que me incluyo, hemos exportado perros de nuestro afijo a criadores de Europa del máximo nivel reconocidos por su trayectoria a nivel internacionl, y que los están utilizando como base de cría en sus kennels, e incluso algunos hemos logrado tener campeones de nuestro afijo en el extranjero o nuestros perros tienen un gran palmarés de primeros puestos en exposiciones de su país.
Hemos pasado de que criadores muy reconocidos europeos fueran reacios a vendernos perros de una cierta calidad a exportar perros a Europa y otras partes del mundo. Siendo incluso ahora, referentes de otros países con menor trayectoria en la raza.
UNA MIRADA AL FUTURO
Nos podemos sentir satisfechos y orgullosos, pero todo esto nos debe hacer cautos también y pensar que vamos en el buen camino, pero que debemos mejorar e intentar igualar a nuestros vecinos europeos que tanta ventaja nos lle van, y no caer en el orgullo del que se cree que todo lo sabe y nada le queda por aprender, sino todo lo contrario.Tenemos que erradicar problemas y seguir trabajando humildemente mejorando día a día.
No nos podemos olvidar que se trata de una raza que, por sus características intrínsecas, tiene unas dificultades añadidas en la cría: cabeza muy branquicéfala y una estructura brevilínea concentrado en ese cuerpo de moloso. Todo ello, además, influyen en que la raza tenga una predisposición a ciertas dolencias, teniendo que ser trabajo del criador y el enfoque de la cría tratados con el máximo rigor y, por supuesto, de una manera totalmente selectiva, seria, y responsable, pero sin caer en una selección radical enfocada tan sólo a un ring, a fijar una determinada línea que satisfaga el ego del criador o su reconocimiento a modo de títulos o campeonatos. Criar ejemplares bellos y armoniosos en su conjunto, con la máxima tipicidad y, ante todo y sobre todo, sanos y equilibrados. Un trabajo nada fácil, pero que deberíamos fijarnos todos los que amamos la raza. Trabajar por y para la raza.
Bimbo VI.
CUANDO PENSAMOS EN ADQUIRIR UN CACHORRO, DEBEMOS TENER EN CUENTA LAS CARACTERÍSTICAS CONDUCTUALES DEL BULLDOG FRANCÉS. DEBE MOSTRARSE COMO UN ANIMAL JUGETÓN, EQUILIBRADO, AMANTE DE LA VIDA HOGAREÑA Y DE LARGAS SESIONES LÚDICAS EN EL PARQUE.
CARACTERÍSTICAS CONDUCTUALES DEL BULLDOG FRANCÉS.
El concepto de cría del perro doméstico moderno (representado en los últimos 200 años) ha modificado la relación establecida entre cánidos y humanos hace 15.000 años. De modo brusco comenzaron a ser más importantes ciertos aspectos morfológicos que las tareas que pudieron desarrollar, el perro adquirió casi de inmediato el estatus de mera recreación estética o sucedáneo de un apoyo emocional cada día más ausente en las interacciones sociales humanas.
De este modo, el rol atribuido hasta el momento al canis familiaris fue sustituido por certámenes de belleza donde se premiaba a los propietarios de perros que se ajustaban fielmente a los cánones definidos por cada club de criadores.
Antes de la Revolución industrial se reconocieron unas 40 razas caninas divididas por su utilidad, a partir de ese momento y hasta nuestros días, los criadores de perros de razas puras han conseguido que sean aceptadas por la FCI mas de 400 variedades diferentes.
Este hecho es biológicamente sorprendente, no existe ningún otro mamífero con mayor diversidad morfológica. En el perro doméstico esto es posible porque su genoma posee una enorme maleabilidad estructural. Todas las razas puras actuales descienden del canis lupus, sin embargo, cada raza crece de forma diferente y también presentan características conductuales diferentes. Parece ser que la variabilidaden el crecimiento es atribuida a las concentraciones de una hormona llamada tiroxina, si bien es poco probable que ella sola pueda explicar en su totalidad el poliformismo.
¿Cómo es posible entonces esta diversidad inconsistente con la teoría darwinina que señala procesos evolutivos lentos y selectivos? Parque y colaboradores publicaron en la revista Science en el año 2004 un estudio donde se publico la estructura del ADN de 85 razas caninas puras para ser comparado con el del lobo. Establecieron cuatro clúster o grupos dependiendo de la similitud entre una y otra información genética. Los más cercanos al lobo (Akita Inu, Chow Chow, Shiba Inu... compartieron un 95% de similitudes en los ácidos nucleicos, por el contrario, en los mas alejados (Bulldog, Carlino...y nuestro Bulldog Francés) apenas se obsrvaron similitudes, presumiblemente producto de una críaartificial muy cerrada en la conformación de un fenotipo racial tan distanciado como exclusivo.
Es complejo poder determinar la implicación que la genética tiene sobre la conducta del Bullog Francés, pero si es posible ajustar su probabilidad de prevalencia. Por desgracia, las conductas negativas son transmitidas por coeficiente cercano a cero. Señalar el enorme poder que tienen los acontecimientos vitales negativos (traumas producidos por condiciones de cría, hacinamiento, bajos estímulos de aprendizaje...) para ser rápidamente transmitidos, ofreciendo más resistencia para ser eliminados por la futura progenie: "bad is stronger than good".
En esta dirección es de suma importancia en la conducta del Bulldog Francés su "pool" (conjunto de rasgos filogenéticos de una raza) que desaconseja el uso de cruces muy emparentados. La conducta se ve fuertemente afectada por el uso de la endogamia. El coeficiente endogámico (incógnita fácilmente despejable con una cimple operación aritmética)  se relaciona directamente con afectaciones psicofisiólogicas y sensibilidad a síndromes de ansiedad. Los emparejamientos de tercer grado comparten un 15% de estos locus moduladores de la conducta, los de primer orden un 45% y los hermanos homocicogóticos, hasta el 85.
Por último destacar que dentro de las jerárquias sociales, el Bulldog Francés impone su dominación en la manada inversamente relacionada con la edad y en orden patriarcal. Bradshau y Nott observaron,  en su estudio sobre la motivación del poder en los perros, que las estructuras jerárquicas del Frenchie eran menos complejas que las de otras razas de tipo Bull.
La subordinacion de rango omega  es atribuidas a machos y hembras veteranos (+ de diez años), machos jóvenes y hmbras adultas(+7 años) ocupan las posiciones gamma, las hembras jóvenes (+ de 2 años) ocupan la posición beta y el rango alfa de dominación queda reservado al macho adulto (+5 años). En este estudio, sobre 46 encuentros agonísticos observados, 35 se produjeron por el macho alfa sobre los machos gamma, el resto se repartieron entre la hembra beta y los demás subordinados. Esta sencilla estructura social hace del Frenchie un perro que causa pocos problemas de convivencia en la manada dentro del hogar. Cualquier popietario de un Bulldog Francés sabe que cuando se tiene uno, se quieren dos; y cuatro cuando se tienen tres.
UN ANIMAL MUY SOCIAL
Cuando pensamos en adquirir un cachorro, debemos de tener en cuenta las características conductuales del Bulldog Francés. Debe mostrarse como un animal jugetón, equilibrado, amante de la vida hogareña y de largas sesiones lúdicas en el parque. Es típico de esta raza su gran predisposición para las relaciones inter e intraespecíficas, es un perro poco ladrador y muy cariñoso especialmente con los niños y ancianos. En 1925 Phyllis Robson aludía al Bulldog Francés describiéndolo como:
"El Bulldog Francés es un animal fascinante, (...) personalmente le considero un perro agradable, inteligente y con buen carácter. Es ideal para que el que desee tener un perro de compañía tanto en la ciudad como en el campo".
Extracto de: "Pedigree Dog Breedin", traducción: wwwbulldogfrancé.com
Existen infinidad de tópicos sobre el carácter y la conducta del Bulldog Francés, como por ejemplo que son buenos guardianes, cabezoas, con problemas para relacionarse con otros perros, que disfrutan destrozando los muebles de casa o que son pendencieros y dominantes. Cuando este tipo de conductas aparecen, mi consejo es que consulte usted con algún especialista en etología clínica y no se deje aconsejar por "estereotipos". Quizá la causa podría ser atribuible en última instancia a su nivel de pericia educativa más que a las características del frenchie.
BULLDOG FRANCÉS: EL COMPAÑERO IDEAL
Desde el año 2005, el crecimiento demográfico del Bulldog Francés se vio multiplicado y favorecido gracias a la televisión y a los medios publicitarios. En la actualidad, podemos ver muchos de ellos a nuestro alrrededor, a pesar de los años transcurridos y del paso las modas, y esto, ¿a qué se debe? Criadores de Bulldog Francés creen que es debido a su carácter ya que se dice de él que ES UN AMANTE DE LA FAMILIA, ADORA A LOS NIÑOS Y TIENE UNA PACIENCIA INFINITA CON ELLOS. Además el Bulldog Francés, llamado familiarmente frenchie, es un perrito de compañía de tamaño pequeño, que se hace fácilmente tanto a un pequeño piso como a una gran parcela, puede vivir como mascota única o junto otro perro incluso un gato. Es un compañero de juegos ideal, pero hay que tener cuidado porque se emocionan con facilidad y pueden ser algo bruscos, les cuesta controlar su propia fuerza. Es activo y muy protector, y conviene que tenga muy clara la jerarquía de la casa, ya que si no se puede mostar demasiado posesivo hacia los miembros de la familia. Si adquirimos un cachorro en un criador especializado, correctamente sociabilizado desde sus primeros días y lo educamos desde que llega a casa, tendremos un compañero dócil y adorable. Finalmente, es importante tener presente que hablamos de un gran demandante de afecto, de un perro al que no le gusta nada estar solo, y que incluso, en ocasiones, puede desarrollar ansiedad por separación y resultar dañino y destructor si se queda solo y aislado durante períodos largos de tiempo. Por ello, no es adecuado para personas que pasan que pasan la mayor parte del tiempo fuera de la casa.
Es raro encontrarse con un Bulldog Francés en una prueva de agility u obediencia,incluso hay gente que afirma categóricamente que es un animal bobo y demasiado terco como para poder enseñarlo, sin embargo, esta tarea no resulta tan complicada si usamos un adiestramiento positivo, especialemte si los premios son golosinas, comida y muchas caricias.
Otra característica del Bulldog Francés es su pasión por las comidas y las siestas. Son perros que cuando están en casa pasan la mayor parte del tiempo durmiendo, y que cuanto mas agustos están mas pedos se tiran. Sin embargo, cuando salen a pasear por el monte o se ponen a jugar con un amiguete o corren en la playa, se olvidan de descansar y por eso hay que tener sumo cuidado y pararlos a tiempo.
Se suele decir también que es un estupendo guardián, porque están muy atentos a los ruidos externos y enseguidan avisan a los dueños, sin embargo, lo que la mayoría de los dueños olvidan decir es que sus Frenchies avisan de que hay un intruso, pero sin bajarse del sofá. Si entrase un ladrón seguramente le miraría con los ojos bien abiertos y esperaría a que se le acercase para hacerle alguna gracia. Raramente oiremos a un Frenchie, cuando lo hacen normalemente es porque desean llamar la atención por alguna razón y seguramente cuando lo haga nos resulte muy gracioso y llamativo.
El Bulldog Francés es un perro muy expresivo, si no tiene rao que mover, moverá todo el culo. Sabe que es gracioso,, que la gente lo mira cuando pasa por su lado, es consciente de su aspecto extravagante y cómico y, sobretodo, sabe sacar buen partido a todo ello. Cuando conoces de cerca a un Frenchie, conoces su carácter y recibes sus mimos, quedas prendado de esa maravillosa raza. Cuando gira su cabeza, ves esas cejas erguidas esos grandes ojos almendrados sabes que te ha robado el corazon y que es la raza ideal para ti, así es el Bulldog Francés.
Magda y Fiona.
UNA CORRECTA ALIMENTACIÓN.
El Bulldog Francés es una raza de mediano a pequeño tamaño, pero con estructura robusta debido a su pertenencia al tronco molosoide. La alimentación más eficaz se basa en el uso de piensos extrusionados completos de gama alta, ya que, con ellos, aseguramos la administración de una dieta equilibrada que permitirá un desarrollo adecuado de nuestro ejemplar para conseguir la mayor expresividad de su potencial genético.
La elección del tipo de pienso dependerá de la etapa de la vida o de sus necesidades especiales. Todas las marcas que se venden en el canal especializado poseen gamas completas para criadores y particulares donde podemos seleccionar diferentes  productos en función de las necesidades e nuestro perro: "Light", "Sénior", "Adult Maintenance" e incluso productos diseñados específicamente para nuestros perros de exposición que aseguran un óptimo estado corporal, debido a su fórmula excepcionalmente digestible, y también consiguen un pelo brillante y lustroso como, por ejemplo, los "Lamb and Rice" y "Salmon and Rice", ricos en ácidos grasos omega 3 y biotina.
Durante la etapa de crecimiento, desde el destete hasta los diez meses o el año de edad, (los machos alcanzan la talla definitiva un poco más tarde), utilizaremos un preoducto para cachorros, muy digestible y que administraremos hasta los cuatro meses en tres tomas darias y, a partir de esa edad, en dos tomas diarias. Es muy importante racionar siempre a los cachoroos y no dar más cantidad diaria de la recomendada por el fabricante en relación a su edad. Si no hacemos caso de esto, nuestro cachorro crecerá demasiado rápido y con riesgo de sobrepeso, y ello podría afectar  muy negativamente a su estructura ósea y articular, con el consiguiente efecto sobre los aplomos y el movimiento en ambos trenes.
Una vez que ya es adulto, podremos alimentarlo con un producto de mantenimiento, alta energía o light, en función de la actividad que realice o su estado corporal. Pero en esta raza braquicéfala es importante escoger un producto con un tamaño de partícula superior a 12 milímetros y, preferiblemente, alargada para facilitar la masticación y evitar atragamientos. Además la masticación adecuada facilita muchísimo la digestión, no sólo por desmenuzar el alimento, sino también por la secreción de abundante saliva, cuya amilasa es una enzima importantísima en la pre-digestión de los alimentos.
Aunque sean adultos , es mucho mejorda la raza diaria repartida en dos tomas, ya que mejora mucho la digestión y nos permiten ahorrar alimento. Unos 300 gramos repartidos en dos dosis de 150 son mucho mejor aprovechadas y digeridas que 350 gramos administrados en una sola toma. Tambien es importante dar la comida cuando nuestro perro esté tranquilo y evitar hacerlo antes o justo después del ejercicio intenso, para evitar la tan temida dilatación y torción gástricas.
Bimbo VI y Bayron I.
En los ejemplares con aparato digestivo delicado, con tendencia a diarreas o intolerancia a ingredientes habituales, debemos utilizar un producto para perros sensibles. Estos productos suelen denominarse "sensitive" y están formulados con ingredientes hipoalergénicos y muy digestibles.
Telua. 
            
Todos los perros que vendemos son nacidos en España, criados por nosotros, e inscritos en el L.O.E. y con Pedigree de R.S.C.E.
Hércules.
Criamos y sociabilizamos a nuestros Bulldogs Francés con todo nuestro cariño, en contacto con animales y personas responsables, en un medio natural adecuado.
Estándar del Bulldog Francés.
Bimbo VI y Lola V.
BULLDOG FRANCÉS - Bouledogue Français - Französische Bulldogge - French bulldog, F.C.I. N° 101.
Origen: Francia.
Fecha de publicación del estándar válido original: 28.04.1.995.
Función zootécnica: Perro de compañía, de guardia y de juguete.
Clasificación F.C.I.: Grupo IX: Perros de compañía, Sección 11, Molosoides de talla pequeña. Sin prueba de trabajo.
Hércules y Lola V.
Breve resumen histórico: Descendiente probable, como todos los dogos, de los Molosoides de Epire y del Imperio Romano, pariente del Bulldog de Gran Bretaña, de los Alanos de la Edad Media, y de los dogos y doguillos de Francia, el dogo que nosotros conocemos es el producto de diferentes cruces que efectuaron los criadores apasionados de los barrios populares de París en la década de 1.880. En esa época era el compañero de los trabajadores del mercado central de París, carniceros, cocheros, pero supo muy pronto conquistar la alta sociedad y el mundo de los artistas por su físico particular y su carácter. Así pues, se propagó rápidamente. El primer club de esta raza se fundó en 1.880 en París. El primer registro de inscripción data de 1.885, y el primer estándar se estableció en 1.898, año en el cual la Sociedad Central Canina Francesa reconoció la raza del Bulldog Francés. El primer Bulldog Francés fue exhibido a partir de 1.887. El estándar fue modificado en 1.931, 1.932 y 1.948. Fue reformado en 1.986 por H.F. Réant y R. Triquet, ( publicación de la F.C.I. de 1.987 ), y luego en 1.994 por el Comité del Club del Bulldog Francés, con la colaboración de R. Triquet.
Fiona.
Apariencia general: Es el típico molosoide de tamaño pequeño. Es un perro robusto a pesar de su talla pequeña y de sus proporciones reducidas y regordetas. Su pelo es raso y su cara es corta y chata. Las orejas son rectas y el rabo es corto de nacimiento. Debe tener el aspecto de un animal activo, despierto, muy musculoso, de una estructura compacta y de huesos sólidos.
Bimbo VI, Lola V y Hércules.
Temperamento y comporamiento: Es sociable, alegre, juguetón, deportivo, despierto. Es particularmente afectuoso con su amo y con los niños.
Hércules.
Cabeza: Esta debe ser muy fuerte, ancha y cuadrada, y debe estar cubierta por la piel, que forma pliegues y arrugas casi simétricas. La cabeza del Bulldog se caracteriza por una contracción del macizo maxilo-nasal; así, el cráneo ha ganado en amplitud lo que ha perdido en longitud.
Fiona.
Región craneal: Es ancha, casi chata, la frente es abultada. Los arcos superciliares son prominentes, y están separados por su surco particularmente desarrollado entre los ojos. El surco no debe prolongarse hasta la frente. La cresta occipital es poco desarrollada. Depresión naso-frontal ( Stop ): Muy acentuada.
Región facial naríz: Ancha, muy corta, levantada; las ventanas de la naríz están bien abiertas, son simétricas y se extienden oblicuamente hacia atrás. La inclinación de las ventanas de la naríz, así como la naríz levantada, deben permitir, sin embargo, una respiración nasal normal.
Caña nasal: Es bien corta, ancha presenta pliegues concéntricamente simétricos que descienden sobre el labio superior, (longitud1/6 de la longitud total de la cabeza).
Mandíbulas: Son anchas, cuadradas, fuertes. La mandíbula inferior traza una curva ancha que se termina frente a la mandíbula superior. Con la boca cerrada, la prominencia de la mandíbula inferior, (prognatismo), está moderada por la curvatura de las ramas del maxilar inferior. Esta curvatura es necesaria para evitar un sobresaliente demasiado notable de la mandíbula inferior.
Dientes: Los incisivos inferiores no se encuentran nunca detrás de los incisivos superiores. La arcada incisiva inferior es redondeada. Las mandíbulas no deben presentar ni desviación lateral, ni torsión. La separación de las arcadas incisivas no está estrictamente delimitada, ya que lo esencial es que el labio superior y el inferior se unan para cubrir por completo los dientes.
Labios: Gruesos, un poco flojos, de color negro. El labio superior se une al inferior en el centro y cubre completamente los dientes, que no deben estar nunca visibles. El perfil del labio superior es descendiente y redondeado. La lengua nunca debe estar visible.
Mejillas: Los músculos de las mejillas están bien desarrollados, pero nunca sobresalen.
Bayron I y Bimbo VI.
Ojos: Son de expresión despierta, se presentan bajos y bastante apartados de la trufa y sobre todo de las orejas. Son de color oscuro, bastante grandes, bien redondeados, ligeramente saltones; la esclerótica no está nunca visible cuando el animal mira de frente. El borde de los párpados debe ser negro.
Orejas: De tamaño mediano, anchas en la base y redondas en la punta son erguidas; de implantación alta, pero no demasiado cerca una de la otra. El pabellón es abierto al frente. La piel debe ser fina y suave al tacto.
Cuello: Es corto y ligeramente arqueado. No presenta papada.
Cuerpo: Línea superior: La línea superior se levanta progresivamente a nivel del lomo para luego descender rápidamente hacia el rabo.
Espalda: Es ancha y musculosa.
Fiona y Bimbo VI.
Lomo: Corto y ancho.
Grupa: Es oblicua.
Pecho: Cilíndrico y desciende bien abajo. Las costillas son en forma de tonel y muy redondeadas.
Antepecho: Es muy abierto.
Vientre y flancos: Levantados, aunque no agalgados.
Cola: Corta; de implantación baja sobre la grupa, pegada a los glúteos. Es gruesa en la base, anudada, o doblada naturalmente y puntiaguda en la extremidad. Aún cuando el perro está en acción, la cola debe encontrarse por debajo de la horizontal. La cola relativamente larga, (que no debe sobrepasar la punta del corvejón), doblada y puntiaguda, es aceptada, aunque no muy valorizada.
Extremidades anteriores: Vistas de perfil y de frente, presentan aplomos regulares.
Bayron I y Bimbo VI.
Hombro y brazo: Cortos y gruesos, de musculatura firme y aparente. El brazo debe ser corto; el codo estrictamente pegado al cuerpo.
Antebrazo: Corto, bien separado, rectilíneo y musculoso.
Carpo y metacarpo: Sólidos y cortos.
Pies: Redondos, pequeños; se les conoce como "pie de gato". Se apoyan firmemente sobre el suelo, y se tornan ligeramente hacia afuera. Los dedos son bien compactos, las uñas son cortas, gruesas y están separadas. Las almohadillas son duras, gruesas y de color negro. En los perros atigrados las uñas deben ser negras. En los perros "caille" (perros atigrados de color leonado con parches blancos medianamente extendidos). En los de color leonado (con parches blancos medianamente o demasiado extendidos) se prefiere las uñas oscuras, aunque no se penalizarán las de color claro.
Extremidades posteriores: Son fuertes y musculosas, algo más largas que las anteriores, elevando así el cuarto trasero. Vistas de perfil y desde atrás, presentan aplomos regulares.
Muslo: Musculoso, firme, aunque no demasiado redondo.
Corvejón: Bastante bajo. No es demasiado anguloso y sobre todo no es demasiado recto.
Tarso y metatarso: Sólidos y cortos. El Bulldog debe nacer sin espolones.
Pies: Bien compactos.
Movimiento: Paso suelto; las extremidades se desplazan paralelamente al plano medio del cuerpo.
Pelaje: Es hermoso, raso, apretado, brillante y suave.
Lola V y Hércules.
Color: Tono leonado uniforme, ya sea atigrado o no, o con parches blancos moderadamente extendidos. Leonado, ya sea o no atigrado con parches blancos medianamente o muy extendidos.
Se aceptan todos los matices leonados, desde el rojo, hasta el café con leche. Los perros completamente blancos están clasificados bajo la categoría de "leonado atigrado con parches blancos muy extendidos". Si un perro posee una trufa muy oscura, y ojos oscuros con párpados también oscuros, pueden tolerarse excepcionalmente algunas
despigmentaciones de la cara, siempre y cuando el animal sea muy hermoso.
Karen.
Tamaño y peso: Para un Bulldog en buena condición, el peso no debe ser menor de 8 kg, ni mayor de 14 kg, ya que el tamaño está en proporción con el peso.
Faltas: Cualquier desviación de los criterios antes mencionados se considera como falta y la gravedad de ésta se considera al grado de la desviación al estándar. Naríz estrecha o encogida, y ronquidos crónicos. Labios que no están unidos al frente. Ojos claros. Papada. Codos despegados. Corvejón recto, o situado hacia el frente. Rabo levantado, demasiado largo, o anormalmente corto. Pelaje moteado. Pelo demasiado largo. Despigmentación de los labios. Movimientos incorrectos.
Faltas graves: Incisivos visibles cuando la boca está cerrada. Lengua aparente cuando la boca está cerrada. Rigidez en los movimientos de las extremidades anteriores. Manchas descoloridas en la cara, excepto en el caso de los atigrados color leonado con parches blancos medianamente extendidos "caille" y de los leonados con parches blancos poco o muy extendidos. Peso excesivo o insuficiente.
Faltas elimatorias: Ojos heterocromos. Naríz de un color que no es el negro. Labio partido. Incisivos inferiores colocados detrás de los incisivos superiores. Caninos constantemente visibles cuando la boca está cerrada. Orejas que no son erguidas. Mutilación de las orejas, del rabo, o de los espolones. Espolones en las extremidades posteriores. Pelaje de color negro y fuego, gris rata, o marrón. Ausencia de rabo.
Bayron I y Bimbo VI.
Nota: Los machos deben tener dos testículos de apariencia normal completamente descendidos en el escroto.
 
MOLOSOS DEL CALIFA.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
MOLOSOS DEL CALIFA.
 
 
Editor de páginas web alojado en Vistaprint